María Elena llueve y lloverá

Hoy se murió María Elena Walsh y, tengo que decirlo,  me puse triste. No la conocí en persona así que no sé si era buena o mala mina. Pero la canté, la leí y la lloré.

En el país de Nomeacuerdo
doy tres pasitos y me pierdo.

Cuando era chico siempre pensé que París era un lugar raro. No solo porque las cigüeñas (por alguna mágica razón) iban a buscar bebés recién nacidos solamente allá sino porque me imaginaba una ciudad llena de peluquerías para tortugas. Y pensaba en Manuelita que, sacrificada, nadaba toooooodo un montón de agua solamente para ponerse linda para un tortugo que la espera en Pehuajó. “Lindo debe ser ese tortugo” le decía a mi mamá.

Un pasito para aquí,
no recuerdo si lo di.
Un pasito para allá,
¡Hay que miedo que me da!

“¿Dónde queda Gulubú, mami?” le preguntaba cada vez que escuchaba la canción. Gulubú debe ser la ciudad con el nombre mas mal escrito del mundo entero. Bulubú,  Bulugú, Gulubú… que se yo… lo cierto es que había un doctor que curaba todo y que, además, tenía un cuatrimotor que parecía que estaba espectacular. ¿Y saben lo que pasó? ¿Y saben lo que pasó? Todas las brujerías se curaron. “Llamemos a ese doctor que es un genio” pedía cuando me dolía la panza de tanto pan con Nutella.

Un pasito para atrás,
y no doy ninguno mas.

Cuando mi abuela me invitaba a merendar siempre soñaba con llegar y encontrarme con un una tetera que no se ve, una leche con frío, una tostada que juega a la escondida y coladores con mucha sed, porque el agua se les escapa cada dos por tres. No me pregunten por qué me gustaba ese estilo de merienda. Yo no sé por qué.

Porque ya, ya me olvidé
donde puse el otro pie.

En un país donde mucha gente desaparecía, María Elena escribía igual. En un país donde muchos callaban a la hora del naufragio y de la oscuridad, alguien te rescatará. Para ir cantando.

No se ustedes, pero yo no la voy a extrañar. Porque yo la tengo conmigo. Desde chiquito y para siempre

Al este y al oeste
llueve y lloverá
se nos fue María Elena
se nos fue. Pero está.

Max

Anuncios

7 comentarios en “María Elena llueve y lloverá

  1. Hermoso texto. Me pasaba lo mismo con París. Todavía hoy, cuando veo una imagen de la Torre Eiffel, hay un par de neuronas del cerebro que me avisan que ahì estuvo Manuelita…

  2. A mi me pasaba algo parecido con Siu Kiu. Tanto que una vez un tío me regaló una caña de pescar de bambú (según él) y yo le dije: “Vamos a pescar porque quien la pesque con una cañita de bambú… se la lleva a Siu Kiu”

  3. “En una cajita de fósforos
    se pueden guardar muchas cosas…”
    Todos guardaremos nuestros mejores momentos,que fueron acompañados por sus canciones, sus poemas, sus frases.

  4. ¡Muy bueno! Yo también le hice un homenaje en mi blog. Distinto al tuyo pero llegamos a las mismas conclusiones.
    Salut!

  5. Impresionante. Me emocioné mucho. Gracias por estas palabras y por el blog. Acabo de conocerlo y me divierte muchísimo.

  6. No se como pero llegué a tu pagina. No te conozco pero me emociono mucho tu textto y me senti identificada. Muy lindas palabras. Gracias!

  7. no hace falta conocernos. Basta con compartir estas cosas. Te invito a que leas un poco mas acá adentro. Espero que te diviertas !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s