El rotor del mengalope

En el viejo taller de Palermo, Tito Gomez levanta el capó y menea la cabeza. Lorenzo lo mira, preocupado, porque sabe que sabe que no sabe sobre motores ni quiere saberlo. Entonces tiene que hacer de cuenta de que es un experto. Se acerca a Tito, que ahora se muerde el labio inferior mientras sigue moviendo la cabeza.

– ¿Y Tito? ¿Es el paso a paso, no?
– Ma que el paso a paso… este auto tiene la rosqueta de tirbulato jodida. Encima para llegar a la puta rosqueta hay que levantar el motor…

Cuando Tito pronunció esa frase, a Lorenzo le corrió un escalofrío por toda la espalda. No tenía ni idea de mecánica pero sabía que “levantar el motor” equivalía a sacrificar las vacaciones y parte del living.

– ¿Estás seguro, Tito, de que es la rosqueta? Capaz que si entramos por abajo, llegamos directo sin tocar el… ¿cómo se llama?
– ¿El rotor de mengalope? – ayudó Tito

Lorenzo siempre se preguntaba quién era el que inventaba los nombres a las partes de los autos. Nunca “manguerita” o “tornillito” que era lo que al menos él veía cuando desarmaban los mecánicos sus autos. Seguro que el que decidía las nomenclaturas buscaba a propósito nombres complicados. “Ah… ¿querés saber de autos y motores? Bueno, aprendete los nombres” debe haber pensado el muy turro.

– ¡Eso! – exclamó Lorenzo sin tener la menor idea de lo que hablaba – El roto de escalope
– Mengalope, Lorenzo. Mengalope.
– Bueno, es lo mismo Tito. Nos mandamos sin tocar el rotor y le damos a la rosqueta de triunvirato
– Tirbulato
– ¿Es una rosqueta?
– Si
– Listo Tito. No rompas las bolas. ¿Le damos o no le damos?

Una de las cosas que Lorenzo había aprendido era a hablar en la primera persona del plural con los mecánicos. Unirlos, que se sientan en el mismo grupo que uno. Nada de menosprecio sino todo lo contrario. Dar noción de cofradía. Siempre el plural hace que todo parezca menos difícil solamente porque uno va a estar ahí con el mecánico, codo a codo. Aunque sea para molestar.

– No sé Lorenzo, no sé. Si ponemos el auto en el foso, yo me meto por abajo directo pero si toco el rotor de mengalope se caga la tira de bueye y ahí si estamos fritos.
– Bueyes
– ¿Cómo?
– Digo, o es buey o es bueyes. Pero bueye no puede ser Tito. Pensalo. Además, ¿tira de bueyes? ¿qué carajos es la tira de bueyes?
– Es bueye. La tira de bueye es una manguerita que une el tornillito del retén con el tornillito del otro retén.
– ¿Y entonces por qué no le dicen manguerita y listo, Tito?
– Que se yo Lorenzo. Se llama así. ¿Yo te pregunto por qué te llamás Lorenzo? No. Te digo “Hola Lorenzo” y listo. Vamos a levantar el motor y dejate de joder. Eso si, va a estar salado el tema.
– Yo soy hipertenso, Tito. No puedo comer sal. Así que hagamos algo sin sal y no hay problemas. Je je…

El humor siempre fue de la mano con la mecánica general. Lorenzo sabía de ese tema y trataba de ser simpático y entrador con los mecánicos. Ellos eran personas muy raras pero a las que les gustaba el buen humor y la alegría. Tener a mano algunos chascarrillos siempre era una buena idea.

También sabía que no había que demostrar las flaquezas frente a un mecánico porque era la perdición. Si ellos detectaban la mínima vacilación, la duda más leve, el parpadeo oscilante de cualquier ojo, caerían sobre el dueño del automotor como un león hambriento sobre los pobres cervatillos. Había que ser firmes, confundirlos, hacerles creer que se sabía del tema. Que los mecánicos hacían el trabajo solo porque uno no quería ensuciarse las manos.

– Tito – empezó Lorenzo sin dejar lugar a ninguna injerencia de nadie en el taller – me parece que si el piterospolum o vale se funde con el danonino puede lograr que el big mac se raspe y haga que el cucurucho bañado no funcione como corresponde. Si levantamos el motor, la rosca de pascua se chicle jirafa y ahí estamos sonados. Lo que yo creo es que hay que agarrar la llave inglesa y darle y darle sin pasar por el cid campeador y mandarse de lleno por abajo para no saturar el parque centenario porque si pasa eso, bueno… estamos al horno con papas nuasét, el rotor de mengalope y la tira de bueye.

El secreto es siempre terminar con algo que el mecánico haya dicho. Envolverlo como sea pero jamás hay que finalizar con cualquier cosa. Siempre, siempre, siempre con algo de verdad.

– Lorenzo – dijo Tito secándose la frente con una franela verde musgo – no te entendí un carajo. Pero dejame el coche y venilo a buscar mañana a la mañana que de alguna forma lo resolvemos.

Lorenzo saludó a Tito con dos golpecitos en la espalda y salió del taller con una sonrisa en la cara. Paró un taxi y se fue al café del Turco García. De pronto, le había agarrado hambre.

[texto bajo licencia Safe Creative / todos los derechos reservados]

Anuncios

3 comentarios en “El rotor del mengalope

  1. Muy buen cuento. Al principio cuando ví la extensión del mismo, pensé en no empezar, pero lo hice y me encantó, buenísimo, y muchas enseñanzas entre líneas. Estás ternado para el premio No se Sabe 2008.

  2. SERA POR EXPERIENCIA PERSONAL MI QUERIDO LORENZO?
    COMO TODO LO QUE ESCRIBIS, INGENIESO, DIVERTIDO Y MUY BIEN ESCRITO

  3. Max… realmente increible.. como siempre!!!!jajajajajajaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s