Valentín, el santo

         Pedro… mirá quien vino… ¿Qué hacés, Valentín?

         Hago lo que puedo. También hago artesanías con palitos de helado. Hago de cuenta de que no existís, por ejemplo, marmota.

         Epa… que humor… ¡Pedro! Mirá con el humor que llegó Valentín. ¿Qué te pasa?

         Me pasan cosas, que no comprendo. Me pasan cosas que no se explican. Huelo a jazmines, río en tu risa. Parezco tonta, estoy distraída. Me siento grande y muy chiquita.

         ¡Pedro! Escuchá lo que recita el ruiseñor… ¿De dónde sacaste eso?

         De Chiquititas. Gran poesía hay encerrada allí dentro.

         ¿Sabés las cosas que podría decir yo? ¡Pedro! Si este me hiciera hablar… mamaderaaaa… las cosas que le diría. ¿Te queda claro, no Valentín?

         Podría pasar, que me hagas hablar. Yo creo que tienes el don de curar este mal. ¿¿Es un solo?? Es la guitarra de Lolo.

         ¿Miranda?

         No, Lolo. La guitarra es de Lolo. No entendés nada…

         ¡Pedro! Escuchalo, Pedro. Dice que yo no entiendo nada. ¿Y vos sí entendés, Valentín? Haceme el favor… a ver si ahora el que no entiende soy yo. Me hacés reir, Valentín.

         Es preferible reír que llorar y así se debe tomar. Los ratos buenos hay que aprovechar. Si fueron malos, mejor olvidar.

         Pero pero… ¿vos me estás tomando el pelo, Valentín?  ¡Pedro! Sentí lo que me dice… no no no, si yo lo voy a matar a este desgraciado. ¿Por quién me tomaste?

         No, yo no tomo. Soy abstemio. Gracias igualmente.

         Ahora el señor es abstemio… haceme el favor… caradura… ¿Y se puede saber por qué no tomás? ¡Pedro! El señor no toma… ¿a ver? ¿Por qué no tomás? ¿A ver? Decime… ¿a ver?

         Porque si tomo, obligo. Si los pastos conversaran, esta pampa le diría de qué modo la quería, con qué fiebre la adoré. Cuántas veces de rodillas, tembloroso, yo me he hincado bajo el árbol deshojado donde un día la besé. Y hoy al verla envilecida y a otros brazos entregada, fue para mí una puñalada y de celos me cegué. Y le juro, todavía no consigo convencerme como pude contenerme y ahí nomás no la maté.

         De cagón nomás le puedo asegurar. Porque resulta que el señor es un despechado. Un pobre tipo al que le han roto el corazón. ¡Pedro! Valentín tiene el corazón hecho pedazos por alguna percanta. ¿No es así, latin lover?

         Tengo el corazón con agujeritos y no me lo puedo curar. Se me está muriendo de a poquito. Con cada dolor, se muere más.

         ¡Pedro! ¿escuchaste bien lo que dice este loco lindo? Arriba el ánimo, Valentín. No te podés caer por una mina. Además… mucho no podés decir vos… O… ¿cómo era que te decían en el club?

         Cara de tramposo y ojos de atorrante, con el pelo largo y la lengua picante. Dejo la Argentina buscando horizontes, en un viejo barco, de polizonte. En tierras lejanas buscando fortuna pensaba: Argentina… como vos, ninguna.

         ¿Ves? Al final te vas… ¡Pedro! este pibe no es ningún santo. Esperá… ¿A dónde te vas, Valentín? Si no tenés un mango…

         Con dinero y sin dinero hago siempre lo que quiero. Y mi palabra es la ley, no tengo trono ni reina, ni nadie quien me comprenda… Pero sigo siendo El Rey. Y yo sigo siendo El Rey, El Rey sigo siendo yo.

         ¡Pedro! miralo al rey… jajajaja, si este sigue siendo el rey yo soy el mercader de Venecia. Dejate de embromar Valentín. Escuchame Rey… ¿te vas solo o con Laura?

         Laura no está. Laura se fue.

         ¡Pedro! lo dejaron solo…

         Solo no. También está mi prima Vera.

         ¿La prima Vera? Pero ¿qué tiene de bueno que esté tu prima?

         La prima Vera te sube la tensión y te acelera el corazón. La prima Vera te pone de aquella manera. La prima rosa a a a… La prima Juana que bien está por las mañanas. La prima Berta a a a, la prima Vera la sangre altera. La prima Vera a a a, la primavera… ¿se entiende el concepto?

         ¡Pedro! mejor vayamos cerrando porque Valentín está diciendo boludeces…

         Me voy porque tu quieres que me vaya. Y me voy porque me cierra la frutería y quedé en comprarle peras al Olmo.

         Valentín

         ¿Qué?

         Feliz día, enamoradizo.

Anuncios

2 comentarios en “Valentín, el santo

  1. me morís de risa.
    sí leyó bien, anda matando gente aburrida Ud, mejor! así nos resucitamos de una vez por todas.

    BIENAVENTURADO EL DON DE HACER REIR.

    clap clap.

  2. ¿Que haces? Hago lo que puedo.Hago de cuenta de que no existís, por ejemplo, marmota. (Buenísimo @goldenmax)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s