Vengo por la entrevista

Haciendo la cola en la bolsa de trabajo pensaba qué difícil debe ser para un tipo decidir si una persona es confiable, aceptable, responsable y todas las palabras con “able” que existan el diccionario. Sobre todo porque en esas entrevistas de trabajo te hacen siempre las mismas preguntas.

Es como el juego de la Oca. Vas pasando de casilleros a medida que te tocan algunas prendas. “Hace el psicotécnico y le va bien. Adelanta 3 casilleros”. “Ups… respondió mal a la pregunta “¿Daría trabajo a un familiar?”. Se va con el CV bajo el brazo. Vuelve a empezar”.

Entonces la verdad de la milanesa es que, en esas entrevistas, los futuros empleadores deben ver cientos de personas que no son las que necesitan. Yo me preguntaba si habría alguna forma de evitar esto. De ya recibir gente que, al menos, tenga un mínimo de posibilidades de ser los indicados.

Mientras avanzaba hacia mi el turno, me acordé de un aviso que encontré en una revista en la mesita de la sala de espera de mi pedicuro. Estaba en inglés pero resolvía mi pensamiento. Decía así:

Problemas

Dice algo como “Estamos buscando ingenieros informáticos a los que le guste resolver problemas difíciles. Llámanos a este número ahora x=24, y=30…”

Al menos es ingenioso. Yo al final no conseguí el puesto para el que me postulaba porque le dije al que me entrevistaba que mi mayor defecto coincidía con mi gran virtud: ser responsable.

“Todos me dicen lo mismo” me dijo, indignado

“¿Entonces para qué lo pregunta?” le repliqué

La gente de seguridad me sacó de la consultora en andas. Y no por ser vitoreado, sino todo lo contrario.

“En fin… ellos se lo pierden” me acuerdo que pensé. Típico pensamiento de los perdedores…

Max

pd: ¿sacó el número de más arriba? Yo si: 044.876.8000. Lástima que es larga distancia…

Anuncios

Un comentario en “Vengo por la entrevista

  1. Varias apreciaciones al respecto. Por un lado, cuando a mi me toca contratar gente, ya se que lo que van a decir en las entrevistas lamentablemente lo tendré que comprobar en la práctica y manejarme con la intuición. Acaso quién no a respondido: No se me ocurre ningún defecto. Andá!!!! Y por otro lado, los argentinos cada vez tienen menos ganas de laburar y de parecerse a sus jefes por obra y gracia del Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s