La gente muere por una buena idea

¿Cuánto daría por tener una buena idea? Una pregunta difícil de responder. Mientras se toma su tiempo (y por qué no un rico café) piense hasta dónde llegaría por que su producto impacte. Y no solo estoy hablando de golpes bajos ni de saltos ornamentales de hipopótamos albinos sino que a veces las ideas buenas son las más simples. Por eso es que son tan difíciles de encontrar.

He aquí un buen ejemplo de lo que venimos pregonando desde estas páginas (web pero páginas al fin): una funeraria de USA tiene que realizar una campaña de su relanzamiento. Y pauta la vía pública y, además, la estática en las estaciones de subte. Los creativos se enfrentan a un público que está, cuanto menos, aburrido o apurado esperando su tren. Además, como si fuera poco, tienen pocos minutos (en algunos países aunque usted no lo crea el subte viene rápido). Entonces el mensaje tiene que tener tanta fuerza e impacto que el desafío era importante.

La campaña que lanzaron especialmente para las estaciones de subte es la que les muestro a continuación y que resume bastante bien lo que yo considero una idea buena, directa, simple y por demás eficaz:

Funeraria

Aplausos de pie

Max

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s