Marilú, de Bernal

“Que bueno esto del chat” me dijo Roque, mi abuelo. “Yo ya elegí mi nick” me aclaró haciendo gala de un léxico internauta que, debo reconocer, me sorprendió. Tuve miedo de preguntar qué sobrenombre se había elegido. No hizo falta que abriera mi boca porque él ya había decidido contestar mi pregunta.

“Serial-lover le puse” dijo guiñando el ojo izquierdo porque el derecho lo había perdido durante segunda guerra. Y eso que él no fue al frente. Tampoco fue al fondo. Estaba acá, en Argentina, pero durante la segunda guerra él atendía un almacén en La Boca y, al destapar una botella de Sidra, el corcho salió despedido hacia la repisa donde estaban las latas de los habanitos de chocolate. Con el golpe del corcho convertido en una bala de cañón, la lata se abrió y los habanitos se abalanzaron sobre la cabeza de mi abuelo quien no pudo defenderse sino que, además, miró hacia arriba. Uno de los habanitos se le metió en la nariz y, parece, desactivó algún nervio porque después de eso Roque no pudo ver más del ojo derecho.

“¿Serial lover, abuelo? ¿no será mucho?” atiné a preguntarle

“Mucho sería si hubiera puesto “anal lover” ¿o no?” me dijo sin pestanear ni dejar de prestar atención a la pantalla donde le llovían mensajes y pedidos de fotos. “Para vos es fácil porque sos joven pero yo me las tengo que rebuscar. Además, no estoy mintiendo. Vos porque no me conocés en la intimidad” casi que me desafió.

“La verdad, abuelo, no quiero ni imaginarte en la intimidad”

“Lo mismo decía tu abuela y ahí estás vos… así que tan malo no debo ser”

Me quedé sentado pensando en su respuesta mientras él no paraba de recibir mails y mensajes instantáneos en su computadora. De pronto, Roque da un respingo. Acerca la cabeza a la pantalla y me dice: “¿viste gil? mirá la chica que me invita a salir”. Da vuelta el monitor y me muestra una foto:

Marilú v1

“Se llama Marilú y es de Bernal” me dice entusiasmado. Y mirá lo que me pone: “Soy un tanque en la cama”.

Yo trato de explicarle los peligros de las fotos por internet. Que no siempre son lo que dicen ser, que puede tratarse de una trampa, que tenga cuidado. Pero él no me escucha. Se viste y sale, raudo y veloz, a su cita.

Me quedé esperándolo durante un par de horas y no llegaba. Le mandé un sms a su celular (si, tiene celular y maneja sms) pero nada. A las tres horas recibo un sms que dice “Estoy hecho un demonio, nadie me para esta vez”

Al día siguiente volví al geriátrico para visitar a Roque quien estaba jugando al dominó en el parque. Me acerqué, lo saludé y esperé que me dijese algo sobre su salida. Pero nada. Ni una palabra. Como un duque dejé que la partida terminara y, mientras lo acompañaba a su habitación, esbozé una tibia interrogación: “¿y? ¿no me vas a decir nada, demonio?”

“No sé de lo que me hablás. Ya estoy grande para estas boludeces de internet y chat y la bola del mono” casi que me escupió. Digo casi porque a Roque le faltaban los cuatro dientes inferiores centrales de su boca cosa que le impedía expelir salivazos.

Llegamos a su habitación. Él se acostó y se quedó profundamente dormido. Mientras lo arropaba, escuché que su máquina emitía un sonido de “nuevo mensaje”. No pude dejar de verlo porque tenía su mail damefuegoquetedevuelvoamor@hotmail.com abierto. Era un mensaje de Marilú acompañado de una foto de ella de cuerpo entero. Parpedeé diecisiete veces antes de irme. Porque, para Roque, entender que los planos cortos son engañosos era una utopía. Él es de otra generación. De la generación donde a las minas se las sacaba a bailar de un cabezazo y se le pedía permiso a la madre.

Antes de apagar el monitor volví a ver la foto. Sin dudas era Marilú de Bernal. La de una carita hermosa y un tanque en la cama. En la cama y en cualquier lado.

Marilú v2

misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01 N E W S L E T T E R misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01

mail ¿Ya se suscribió a nuestro newsletter? Reciba todos los días lo último que publicamos en http://www.MAX.com.ar directamente en su mail.

mas Haga click acá para suscribirse (no se preocupe que puede borrarse cuando quiera)

misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s