The Oficina: El sijefeísmo

Males corporativos si los hay. El sijefeísmo es uno de los peores. Como jefe y como empleado. Porque como empleado uno puede sentir que, manteniendo el “si” a flor de piel, preserva su espacio, su cubículo, su mouse pad y (sobre todo) su fuente laboral. Pero quizás lo que el que apela al sijefeísmo no sabe que puede su jefe saber que solamente el trabajador le dice “si” para complacerlo y lo deja en su puesto solamente porque “le sirve”. Mientras ambos lo sepan y se “engañen” mutuamente, está todo bien.

Desde el lado del que recibe ese “si” a todo, también hay un peligro latente: creérselo. Pensar que ocupa su puesto porque es un iluminado, un ser superior que ocupa su trono y, demostrándoselo a todos, se abraza al sijefeísmo al grito de “¿Ves? si toda mi gente me quiere”…

Sea sincero, para dar y para recibir. Si es empleado, dígale a su jefe lo que piensa (ojo que eso no quiere decir que lo insulte ni le diga que su perro es feo ni nada por el estilo). Con argumentos, cualquier discusión es posible. Créame que su jefe, si es medianamente inteligente, lo va a valorar.

Y si es jefe… bueno… no siempre está bueno atender a todo el mundo, darle el espacio a quien pase por su oficina para que se exprese y bancarse ese trajinar. Pero, si es medianamente inteligente, lo va a valorar. Desde su lado, sea honesto. Nadie lo puso en su lugar por ser botón (¿o si?) ni porque tiene fotos de alguien desnudo con perros o similar. Entonces no se preocupe por aquellos que crean que merecen estar en su lugar porque, de esos, hay por todos lados. Si usted siempre dice la verdad, su gente, su grupo de trabajo lo va a entender y aceptar.

Ahora si: haga lo que haga, que sea con todo. A medias es peor.

En la vida es lo mismo. Ya lo dijo mi profesor de aqua-gym, Lucio Waterlú, “Lo que tiene de bueno el agua es que uno, cuando se mete, se moja. Ahí no es como en el resto de la vida. En la pileta no hay dobles interpretaciones. O estás mojado o estás seco. Simple. Como el sánguche de jamón y queso”.

Un genio Lucio. A modo de despedida, le dejo una muestra de lo que quiero significar. Si siente que Scott (tal el autor de Dilbert) lo describe, entonces… está en problemas.

Acá va (para verla mejor, haga click en el dibujito)

Dilbert 2708
Saludos para todos y para mi mamá que, seguro, tiene algo para acotar.

Max
misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01 N E W S L E T T E R misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01

mail ¿Ya se suscribió a nuestro newsletter? Reciba todos los días lo último que publicamos en http://www.MAX.com.ar directamente en su mail.

mas Haga click acá para suscribirse (no se preocupe que puede borrarse cuando quiera)

misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01misc01

Anuncios

Un comentario en “The Oficina: El sijefeísmo

  1. Muy bueno!

    Dos lecturas recomendadas:

    Libro “WHY GREAT LEADERS DON’T TAKE YES FOR AN ANSWER”, de Michael A. Roberto

    Para el otro lado, para el empleado, unos conceptos muy interesantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s