Algunos no muerden el pastelito caliente para no quemarse los dientes

25 de Mayo

Dicen que la distancia es el olvido. Y me preocupa porque la distancia también puede medirse en el tiempo. Ya pasaron 197 años desde aquel viernes 25 de Mayo de 1810. ¿Llovía? ¿Hacía frío? No lo sé ni me importa. En esa plaza que tantas veces se pisaría luego (para bien y para mal) algunos muchachos se juntaron porque la cosa no estaba para andar comiendo empandas calientes para quemarse los dientes. Aparentemente, ese 13 de Mayo de 1810, el sereno de turno gritaba la hora y sereno. Pero también gritaba que un loco lindo llamado Napoleón había atrapado al rey de turno (Fernando VII… y después se quejan de Rocky) y había puesto a su hermano.

Entonces los muchachos de esta zona se pusieron como locos porque el razonamiento era simple: si el jefe del jefe no estaba más, ¿a quién respondía el virrey? A Napoleón no lo iba a llamar por varias razones. Entre ellas porque no se había inventado el sms aún. Y el roaming tampoco.

Así que el equipo revolucionario se juntó en algún cafecito y, pastelitos de por medio, se juraron libertad. Allí estaban Castelli, Rodriguez Peña, Jota Jota Paso, Beruti y Belgrano entre otros decidiendo lo que había que decidir: ser calles algún día. Pero además decidieron armar un Cabildo Abierto. Pero no abierto de 9 a 14 hs como está hoy si uno quiere ir a visitarlo sino abierto a todos los que quisieran participar.

No estaba nada mal la idea después de todo. Porque los paladines de antaño querían independizarse de España y crear una nueva nación libre e independiente. Ni más ni menos.

Se armó la rosca porque había de todo (igual que ahora señora, no se queje). Estaban los que querían seguir en la misma y estaban los que decían algo como “todo muy lindo, la independencia y la mar en coche pero… ¿tiene que ser ya? estoy pagando la estufa a vela en cuotas…”.

A la final se decidió que Cisneros, virrey él, se tomara el buque (literalmente) y que se formara una junta para que vaya organizando la cosa. Estaba formada por estos nenes:

Presidente: Cornelio Saavedra (que luego se dedicó al queso crema y le fue muy bien)
Secretarios: Mariano Moreno & Juan José Paso (una dupla letal)
Vocales: Manuel Alberti – Miguel de Azcuénaga – Manuel Belgrano – Juan José Castelli – Domingo Matheu – Juan Larrea

Eso pasó ese viernes 25. Que la distancia y el olvido no nos atosiguen en estos días. Porque, más allá desde donde nos esté leyendo, es importante comprender que estos hombres se la jugaron cuando muchos otros no lo hicieron. Y, bromas aparte, por más que se intente menospreciar lo que pasó en ese día (¿lluvioso?) un grupo de patriotas (que no es lo mismo que decir represores de derecha nacionalistas) pensó que era un buen momento para cambiar las cosas. Y mejorarlas.

Ya lo dijo Belgrano el 24 de Mayo de 1810 cuando Cisneros no se quería ir y algunos pensaban que quizás no era buen momento para cambiar: “Juro a la patria y a mis compañeros que si a las tres de la tarde del día de mañana el virrey no ha renunciado, lo arrojaremos por las ventanas de la fortaleza.”. Nada mal.

Ah, ¡ Viva la patria, carajo ! (por más que durante muchos de esos 197 años hayan intentado matarla)

Max

Anuncios

Un comentario en “Algunos no muerden el pastelito caliente para no quemarse los dientes

  1. Excelente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s