Mágico un pepino

mago fafáCuando empecé mi curso de magia con el célebre mago infantil Pepino Il Mágico supe que no todo andaría tan bien como yo suponía. Principalmente porque si hay algo que no tolero son los infantes a los gritos pidiendo que aparezca la palomita.

Segundo porque yo si hay algo que odio, son las palomas. Me dan miedo. No sé… llamalo como quieras pero yo a un bicho que tiene las patitas como una garra en miniatura les desconfío. Por más blanquitas y símbolo de la paz que sean, ¿viste? al final, mucho paz y amor pero te cagan encima a la primera de cambio. A mi esas cosas no me van. Si me querés cagar, vení y cagame pero de frente. Eso de comer de mi mano el maicito, levantar vuelo y cagarme en medio del marote no me va. De frente manteca.

Tercero porque yo me encontré con que Pepino Il Mágico se negaba a revelarme los trucos. Yo intenté convencerlo de que él tenía que hacerlo conmigo porque yo era su alumno pero no quería. Entonces las clases eran un poco aburridas porque, por más que yo ya era mayor de edad, Pepino Il Mágico sistemáticamente se empecinaba en sacarme monedas de las orejas, meterse la mano en la boca y hacer aparecer dos metros de un papel alargado y la aparición de la maldita palomita.

Una vez me llevó de ayudante a un show que hizo en Lomas de Zamora. Pepino Il Mágico quería darle un toque personal al show, entonces le puso “Magia en las Lomas del Pepino”. Allí ví un truco que jamás volví a ver: Pepino Il Mágico elegía a alguien del público al azar lanzando una piedra. Cuando le marqué la peligrosidad de tal método de elección, él me replicaba que de esa forma lograba que toda la audiencia estuviera atenta a lo que él hacía. Porque Pepino Il Mágico no anunciaba antes de lanzar el cascote sino que, de pronto, gritaba “ELECCIÓNNNNNN” y lanzaba la piedra a máxima velocidad.

Cuando lograba que el espectador golpeado por la roca no se desmayara del golpe, lo hacía subir al escenario. Ése día en Lomas de Zamora, Pepino Il Mágico ató de pies y manos a un pobre cura de la parroquia de San Gomercio que había ido con dos o tres monaguillos a ver el show. Hizo tronar sus palmas para que entrara una suerte de artefacto gigantesco (¿viste que todos los magos en vez de pedir las cosas, aplauden? Medio mal educados los magos ahora que lo pienso. Pedí las cosas bien, de frente. ¿Qué te pasa que aplaudís? Andá a bailar flamenco si querés aplaudir, pero a mi pedime las cosas bien. Sin tanta palmita)

Como yo era el ayudante, tuve que empujar ese bicho que estaba tapado por una sábana con un dibujo de Pluto. Pepino Il Mágico volvió a aplaudir y me hizo un gesto como que me vaya. A mi no me hagas gestito, ¿viste? llamame como quieras pero a mi decime las cosas como son. La verdad de la milanesa es que a mi no me ningunees. Nada de gestito. A mi un “por favor” y hago lo que quieras. Pero el gestito no. Se lo iba a decir a Pepino Il Mágico pero él ya había empezado a tirar de la sábana al grito de “SABANAAAAAZO”.

La maquinola en cuestión era una suerte de catapulta hogareña. Pepino Il Mágico se plantó frente a la máquina abierto de pies y con los brazos cruzados mirando lentamente al público que no podía creer lo que estaba viviendo. Menos lo podía creer el curita que se puso como loco. Intentó gritar pero el piedrazo le había pegado en la boca y la tenía un poco hinchada al mejor estilo boxeador perdedor. Como estaba atado, tampoco pudo salir corriendo que es lo yo hubiera hecho. Porque a mi pedime que vaya y me paro donde vos me digas. Pero no me ates. Dejame libre. Dejame ser, sentir y saborear la libertad.

Pepino Il Mágico sentó al cura en la catapulta, caminó lentamente hasta la otra punta y prendió el grabador que habíamos llevado para la ocasión. La música era un tema de Katunga que se llamaba “Vete vida y no vuelvas hasta que yo te llame” o algo así. Pepino Il Mágico se puso a bailar mientras la gente aplaudía al ritmo de “Vete, vida, vete, vetevetevetevetevete vida, vete”.

Habrá estado así mas o menos treinta y cuatro minutos hasta que, de pronto, al grito de “VOLAREEEEEEE” apretó un pedal y el cura salió disparado hacia el infinito y más allá. O mejor dicho más acá. Pepino Il Mágico supo que había calculado mal el alto del teatro cuando vió que el cura pegó contra el tinglado.

En el juicio, cuando le preguntaron por qué había hecho eso, Pepino Il Mágico me miró (yo estaba de testigo), aplaudió dos veces rápido y me señaló. A mi no me apures. A mi dame mi tiempo y yo te cuento todas las estrellas del cielo. Pero de frente, ¿viste? de frente mantecol, como decía mi amigo el gordo Andamio. Eso de andar aplaudiendo para que te conteste por vos… ¿dónde se vió?

El juez le dió creo que cincuenta y siete años de cárcel a Pepino Il Mágico. Cuando se lo llevaban me miró al pasar y me dijo “Por favor, encárguese de mis palomas”. Y me cagó el mago. Porque yo odio las palomas pero si me pedís la luna, yo me tomo un cohete y te la bajo ¿viste?. Pero pedímela. Nada de “andá y traeme la luna”. Porque yo te mando a la mierda ahi nomás. Pero el tipo me pidió bien que le cuide esos bichos. No fue de torito. Fue de buenas. Y ahí me pudo, ¿viste? Me pudo. Así que tengo las palomas en casa nomás. Nos estamos acomodando porque no son tres o cuatro. Son noventa y dos las palomas. Noventa y dos. Un numerito. Alalá, noventa y dos.

En fin, cosas de la vida. Bueno, te voy dejando porque a las ocho me llega el pedido de alpiste y quiero estar. Venite a casa cuando quieras y nos tomamos un vermucito y te hago algún truquito de magia. Y san salamín.

Anuncios

Un comentario en “Mágico un pepino

  1. Yo tambien odio las palomas!… en realidas me dan asquete, vite, como que son muy sucias.
    Es un post rapido ya que estoy en casa de los suegros y se prudre la amistad aca si ocupo mucho la PC.
    Besos Masi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s