Querido Tito

Querido tito,

las cartas nunca fueron lo mío pero no me queda otra opción, quería escribirte porque se te extraña en el barrio y soy el único que tiene máquina de escribir. Se me hace complicado porque, me imagino, debés estar pensando: “¿qué hace el manco escribiendo a máquina?”. Creeme que se me complica bastante pero más difícil es escribir con la mano izquierda. Sería un milagro que escriba con la derecha porque finalmente nunca la encontré. Mirá, estoy escribiendo esto y la verdad que me emociono al recordar nuestras andanzas… como aquella vez cuando perdí la mano derecha. Estábamos tan borrachos que ni recuerdo donde la dejé. Creo que fue en el baño de aquel micro cuando volvíamos de Santa Teresita. Vos me la habías sacado para hacerme un chiste (“juguemos a buscar la ortopédica” decías entre risas… ¿te acordás?) y, cuando llegamos a Retiro, nos la olvidamos en el micro. Que lindo la pasamos en Santa Teresita.

Acá el Gordo Petruzzi te manda saludos y dice “que se cuide el traste”. Yo le dije que vos siempre fuiste muy cuidadoso con tus cosas. Aunque en general siempre preferiste cuidar las cosas de los demás. Como aquella vez cuando fuimos a la casa de Rosita Llamas para aprender a tocar el piano y te llevaste la gamuza esa que cubría las teclas cuando el piano está cerrado. No sé para qué lo querías, pero te la llevaste y a Rosita la mamá le pegó tanto que le tuvieron que dar unos puntos. ¿Te acordás???

En fin, ya hace dos horas que estoy escribiéndote y los recuerdos se me agolpan.  Seguramente te causará risa mi lentitud para escribir pero pensá que con un solo dedo es muy complicado escribir. Mirá que sos terrible, ¿eh?. Vos toda la vida tuviste un sentido del humor muy especial. Los días nublados aún me duelen los muñones de la mano izquierda y siempre recuerdo la broma que nos hiciste al Patota Gomez y a mi cuando estábamos trepados a la pala mecánica del viejo de Marcelo Marapate y vos la pusiste en marcha. Tu risa era tan contagiosa que, aún con el dolor de los dedos perdidos, me reí tanto que el papá de Marapate pensó que había sido yo y, encima, la ligué.

El otro día estábamos en el cumpleaños de Pepote Lucrecia (aunque no lo creas, aún nos reímos del apellido de Pepote) y me preguntaron por vos. “¿Qué sabés de Tito?”. Como si yo fuera tu novia o tu hermano o algo. Ahí nomás se me ocurrió escribirte. Cuando se enteraron, los muchachos se peleaban por decirte cosas. Todos querían pedirte algo. Lucho quería pedirte las llaves de su auto porque aún no lo pudo volver a encender y no sabe donde se las escondiste, Pipi quería pedirte que dejes de llamarlo a las cuatro de la mañana porque a él, según dice, no le parece gracioso y el Tomate Gorostiza quería pedirte que no vuelvas.

También te manda saludos Mariela Lapinta, la prima de Lucila “la niña” Santamaría, con quien me encontré anteayer cuando estaba comprando tomates en lo de Don Arturo. Me pidió que, si te veía, te dijera que el nene ya no pregunta por vos pero que su padre sí así que te recomienda que no pases cerca de lo de Don Cosme.

Como te decía, Tito, las cartas nunca fueron lo mío. Sin ir más lejos, el otro día perdí mi reloj en una partida de truco contra el Monigote Ruiz. ¿Sabés qué me confesó? Que fue él quien le dijo a la policía donde estabas parando cuando te engancharon. “Marito”, me dijo, “el Tito es mala espina. Como esa que te tragaste la otra vez y que te la saqué con miga de pan, ¿te acordás? Por eso yo te saqué esa espina, te lo saqué al Tito. Lo botonié con la policía.”. Sé que no te gustan, pero chupate esa mandarina.

Bueno Tito, espero que en el penal no se te adelante el arquero y mantengas el arco invicto. Sé que es un partido difícil pero igual vos siempre fuiste bueno para los deportes. Mi mamá me acaba de decir que llegó la cuenta de teléfono junto con el aviso de corte de servicio por aquellas llamadas tuyas al exterior cuando te quedaste a dormir así que no llames porque nadie va a contestar.

Y, ya que estamos, tampoco me escribas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s