hola… ¿Amsterdam? | Capítulo 1: El Doctor Lázaro Bartistico

El otro día me encontré en el bar con el Doctor Lázaro Bartistico de pura casualidad. Es más, casi no lo reconocí cuando lo ví. Será porque estaba de espaldas a la puerta o porque la única vez que hablamos fue por teléfono, la cuestión es que cuando comenzamos a conversar me dí cuenta de que teníamos muchas más cosas en común de lo que yo pensaba. Le estreché la mano y sentí la rugosidad de tantos años de biblioteca. Porque el Doctor Bartistico trabajó durante muchos años en una biblioteca. Tenía un kiosco de ramos generales en la Biblioteca Número 2 de Los Calpos, Provincia de Salta. Andaba bien el kiosquito hasta que cerraron la biblioteca por falta de libros. La gente de Los Calpos es muy apegada a las cosas ajenas y no devolvía los libros entonces al tiempo no había libros para dar y ya la gente no iba. El problema es que cerraron la biblioteca y el Doctor se quedó adentro como por dos meses hasta que pudo salir. Ahí fue cuando se lastimó las manos tratando de abrir las puertas. Y así le quedaron al pobre. Rugosas.

Hablando de bueyes perdidos, el Doctor saca de su valija de recuerdos el libro “Las hojas son verdes y el árbol se ríe de ello” casi inédito firmado por el célebre Jesús Silberman. Este libro tenía la particularidad de que había sido escrito en rollos de papel higiénico lo que dificultaba la lectura a medida que uno iba avanzando en el relato. Se intentaron hacer ediciones de esta joya de la literatura pero las imprentas se negaban porque no conseguían el cartoncito que iba en el medio y que era fundamental para el final del relato. Este libro tenía varios años en poder del Doctor Bartistico ya que habían compartido el camarote del tren con Silberman en el viaje que inspirara al cineasta Celeste Del Cielo y que diera origen a la galardonada película “El tren hace lo que tiene que hacer”. Muchos se preguntaban por qué el director de cine se llamaba Celeste siendo hombre. Inclusive él.

El capítulo cuatro del libro tiene frases que hacen que cualquier lector no quede imperturbable al leerlo. Tanto el Doctor Bartistico como quien escribe estábamos inmersos en una telaraña de confusión. No por la lectura en sí que era apasionante sino que los tres primeros capítulos ocupan treinta y dos rollos de papel y estábamos enredados y luchábamos por zafar de morir ahogados por la retórica Silbermaniana. Sin embargo, pudimos discutir aquella frase que dice “Cuando abro los ojos, veo”. Sencilla, profunda pero no por eso inentendible.

“Jesús Silberman nos muestra que abrir los ojos es mirar más allá de la tibia oscuridad” me dice el Doctor Bartistico. Yo observo detenidamente el vaso que tengo frente a mi y pienso. Pienso si el vino que tenía dentro lo tomé yo o él. Porque algunos de los dos está borracho. Sin notar mis cavilaciones, el Doctor se pone de pie y dice en un tono de voz que lo único que hace es confirmar quién ha vaciado mi vaso: “si la Suprema Corte no hubiera encontrado culpable a Silberman hoy estaríamos frente a un premio Nobel sin lugar a dudas”.

A esta altura el que tenía dudas era yo. No de la honestidad de Jesús Silberman ya que en ese momento recordé el final de la película “La Suprema Corte dijo culpable” con la sublime actuación de Marcela López Trestorta en el papel de Jesús Silberman donde a “el indio” lo mandan a prisión de por vida luego de un largo juicio. Tan largo que en la mitad tuvieron que cambiar de actriz porque el personaje era diez años más joven que la protagonista. Es que en esa época estaba de moda filmar las películas en tiempo real entonces muchas producciones iban cambiando los actores a medida que pasaba el tiempo.

Mientras el Doctor Bartistico seguía gritando tomando de la mano a un mozo, yo me levanté y enfilé para la puerta. Al salir apurado me choqué con Gustav Marchesini y no pude menos que darle un abrazo.

Pero como decía mi entrañable amigo Hansel Gretel: “ése es otro cuento”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s